[MERCURIADOS]

 
 

Introducción

En lo tocante a ciencia, la autoridad de un millar

no es superior al humilde razonamiento de un hombre.

Galileo Galilei

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas,

de pronto, cambiaron todas las preguntas.

Mario Benedetti

Toda verdad pasa por tres fases. Primero, es ridiculizada.

Luego, recibe una violenta oposición. Finalmente,

es aceptada como evidente.

Arthur Schopenhauer

Ciencia es aquello sobre lo cual cabe siempre discusión.

José Ortega y Gasset

El mundo es un lugar peligroso, no por aquellos que hacen el mal,

sino por aquellos que miran y no hacen nada.

Albert Einstein

 

 

Con esta página web pretendemos aportar un poco de luz, con SERIEDAD y RIGOR[1], a una de las situaciones más PELIGROSAS que existen hoy en día en el ámbito clínico. Nos referimos, ni más ni menos, que al uso “sanitario” de uno de los metales no radiactivos más TÓXICOS, más CONTAMINANTES y más DAÑINOS que existen; a un metal pesado[2] empleado como elemento protésico dental, que llega a entrar en contacto con mucosas, fluidos salivares, riego sanguíneo, tejido nervioso, etc., y que, de modo no sólo directo sino también indirecto (p. ej., debido a su incuestionable efecto corrosivo e inmunosupresor), desencadena/agrava múltiples patologías. Se trata de: 

EL MERCURIO[3] DE LOS EMPASTES/OBTURACIONES DENTALES DE AMALGAMA DE "PLATA" [4] (o AMALGAMA/S DENTAL/ES)

Sobre las repercusiones para la salud y el medio ambiente (cuidar la salud es cuidar el medio ambiente y cuidar el medio ambiente es cuidar la salud) del uso de este material dental existe una considerable polémica, que se originó ya a comienzos de siglo XIX, cuando algunos miembros de la Comunidad Científica plantearon dudas sobre su eficacia e inocuidad. En la actualidad, entre otros reputados científicos colaboradores de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), el profesor emérito de la Universidad sueca de Lund, Prof. Dr. Maths Berlin[5], catedrático de toxicología y experto en los efectos del mercurio (Hg) en animales y humanos, de la OMS, se ha posicionado claramente en contra del uso de amalgamas dentales debido a los innegables riesgos para la salud[6]. De hecho, en su Macro-Informe, de 2003, para la Comisión de Materiales Dentales del gobierno sueco (“Mercury in dental-filling materials —an updated risk analysis in environmental medical terms. An overview of scientific literature published in 1997-2002 and current knowledge”: www.toxicteeth.org/Berlinbilaga.docwww.sweden.gov.se/content/1/c6/01/76/11/fb660706.pdf)[7], afirma:

Todo doctor y dentista, cuando sus pacientes sufren patologías poco claras y enfermedades autoinmunes, debería considerar la posibilidad de que el mercurio que sale de sus amalgamas sea una de las causas de esa sintomatología. (...) Por razones médicas, la amalgama como material para el cuidado dental debería ser eliminada lo antes posible.      (p. 26)

Pues bien, en esta Web encontraréis informaciones, reflexiones en alto, opiniones y estudios científicos sobre la controversia generada en torno a los empastes dentales de amalgama. Asimismo, quienes se hagan socios de MERCURIADOS (pincha AQUÍ), podrán leer historias personales e intercambiar experiencias, a través de la denominada “Red de Socios” de la asociación. Dichas historias y experiencias reflejan el infierno y/o la mejora sintomatológica (normalmente, a partir de tratamientos médicos desintoxicantes que regulen el ciclo de metilación, junto con suplementación de vitaminas, minerales, enzimas, oligoelementos, etc.) de una EVITABLE PROBLEMÁTICA (www.ecoportal.com.ar/Contenido/Temas_Especiales/Salud/Los_empastes_dentales_plateados_amalgama_dental_contienen_MERCURIO) que han vivido/viven sus protagonistas debido a sus impregnaciones/intoxicaciones crónicas[8] por el Hg[9] u otros componentes de los empastes dentales de amalgama[10], o a diversas reacciones (no sólo alérgicas o de hipersensibilidad) por el denominado “efecto pila/batería” (electrogalvanismo) al tener amalgamas viejas y/u otros materiales metálicos en la boca (puentes metálicos, empastes de oro o titanio, etc.).  

Una serie de autores establecen la posible relación entre niveles elevados de Hg y el desencadenamiento (o agravamiento) de otras patologías, tales como el Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia, Candidiasis Crónica (www.candidiasiscronica.org/candidiasis.htm), Ciática, Síndrome del Intestino (o Colon) Irritable, Enfermedad de Crohn, Colitis, Gastritis, Síndrome de Sensibilidades Químicas Múltiples, Alergias/Intolerancias e Hipersensibilidades (alimentarias, dermatológicas...), Artritis Reumatoide, Artritis Juvenil, Espondilitis (Anquilosante o no), Problemas Endocrinológicos, Problemas Cardíacos (este ha sido un descubrimiento relativamente reciente), Insomnio/Sonmolencia, Enfermedad de Parkinson, Alzheimer, Autismo, Desórdenes Hiperactivos, Dificultades de Aprendizaje, Esclerosis Lateral Amilotrópica, Esclerosis Múltiple, Ateroesclerosis/Arterioesclerosis, Asma, Bulimia, Anorexia Nerviosa, Depresión, Ansiedad, Ataques de Pánico, Desórdenes del Espectro Esquizoide, Desórdenes de Personalidad Límite, Desorden Obsesivo-Compulsivo, Desórdenes Maníaco-Depresivos, Miastemia Gravis o Lupus Eritematoso, entre otras patologías[11]. RECUÉRDESE que el Hg tiene una serie de efectos directos (sobre todo neurológicos), pero CIENTOS de efectos indirectos (de ahí que se relacione con TANTAS y TAN variadas patologías). Ver: www.candidiasiscronica.org/articulos/el%20mercurio%20de%20las%20amalgamas%20dentales.htm

Aunque "simplemente" fuese por la afectación que el Hg puede producir en el tracto gastrointestinal, es un hecho demostrado que si el intestino no funciona adecuadamente (durante mucho tiempo) acabamos (o podemos al menos acabar) padeciendo problemas que, en principio, resultaría difícil sospechar siquiera que hayan tenido su origen en el Hg.  Así, pues, el efecto sistémico del Hg, puede llegar a verse/sentirse en todo el cuerpo, en los 5 sentidos, y las patologías (desencadenadas o agravadas por el Hg) a implicar a casi todas las especialidades médicas...

Tras leer esta información, posiblemente os surjan dudas y preguntas. Algunas de las cuales podría ser:

  1. ¿Cómo es posible entonces que en España aún se sigan poniendo empastes dentales de amalgama, sin tener en cuenta el “Principio de Precaución”[12] y sin siquiera informar/advertir de los “posibles efectos adversos” de los que hablan varios Informes, ya desde 1991, publicados por la OMS con relación al peligro para la salud del Hg de los empastes dentales de amalgama? ¿No son suficientes evidencias científicas los Informes de la OMS como Organización y los Informes de asesores de la OMS como el Prof. Dr. Maths Berlin? 
  2. ¿Por qué razón se silencian, ocultan o banalizan esos efectos adversos, ese peligro potencial[13] (peligro especialmente, que no únicamente, para embarazadas —y el feto—, para niños y, en general, para personas con problemas renales y/o hepáticos importantes, y/o con inmunidad baja y/o genéticamente predispuestas), particualrmente cuando se dan factores coadyuvantes a la salida del Hg bucal (www.mercuriados.org/es/pag219), esto es, desgaste dental --combinado con tomar bebidas/comidas ácidas y/o calientes, enérgico cepillado dental, etc.--, rotura de algún trocito de amalgama, caries bajo amalgama, etc.?
  3. ¿Están las Autoridades Sanitarias y el personal médico-sanitario (a nivel estatal, regional, provincial y local), así como odontólogos, estomatólogos, protésicos, asistentes dentales... adecuadamente formados e informados respecto a las recomendaciones realizadas por la propia OMS --en sus Informes de 1976, 1991, 2003, en el Documento OFICIAL de Política General de 2005, etc.[14]?
  4. Habida cuenta de todas estas evidencias científicas, ¿no resulta surrealista (hasta esperpéntico) que, a nivel oficial, se siga dando la callada por respuesta? Si es obligatorio que cada trabajador contribuya, y mucho, con sus impuestos a Hacienda, a sostener el Sistema Público de Salud, ¿no sería igualmente lógico que el Sistema de la Seguridad Social (y las Autoridades competentes) hiciesen lo propio respecto a los usuarios del Sistema Sanitario, cuando menos informando y asumiendo los costes del restablecimiento de la salud de dichos usuarios o pacientes con demostrada intoxicación por mercurio? (Pues, en salvo contados casos, NI lo uno, NI lo otro).
  5. ¿Cuánto tiempo habrá aún de pasar, y cuánto sufrimiento innecesario (evitable) habrá aún que padecer, antes de que las cosas cambien?

Esperamos que los datos que aportamos en esta página web, y vuestras propias investigaciones, nos faciliten el responder con criterio a estas y otras cuestiones, nos impelan a plantearnos otras y, lo que es más importante, nos valgan de punto de apoyo para iniciar un camino de recuperación de una salud que NUNCA debió perderse, pero también de la dignidad como pacientes, como personas.

¡Ojalá esta Web nos sirva igualmente de apoyo recíproco y sea beneficiosa tanto para nosotros mismos como para otras personas! Ojalá también que la palabra progreso no se siga desvirtuando en aras de intereses de todo tipo, menos saludables.  Progreso no puede equivaler a asunción de riesgos, a la par que graves, innecesarios.  En definitiva, dicho gráficamente, progreso/salud no es igual a dar más años a la vida, sino dar más (y mejor) vida a los años. 

LLAMAMOS, igualmente, VUESTRA ATENCIÓN ante el hecho de que NOS GUSTARÍA que nos hagáis llegar/informéis de opiniones fundadas/trabajos/artículos/libros que confirmen y, cómo no, que desmientan o maticen lo que aquí decimos, pues, como también nos gusta decir, parafraseando a Ortega y Gasset, "ciencia es aquello sobre lo cual cabe siempre discusión" y, desde nuestro punto de vista, además, las opiniones de todos (científicos y no científicos) pueden aportar ideas, puntos de vista y matices de interés. Si no admitimos todas las opiniones (las convergentes y divergentes), seríamos acientíficos. Es más, si dichas opiniones (tanto a favor como en contra de la amalgama dental) alcanzan un número significativo, nos comprometemos a publicarlas en nuestra web (las fundadas/razonadas, respetuosas y firmadas). GRACIAS anticipadas POR VUESTRA PARTICIPACIÓN (y compresión).

Dicho lo cual, os invitamos a visitar el resto de nuestra Web (que iremos completando día a día en la medida de nuestras fuerzas, y que se irá retroalimentando con las aportaciones de todos/as).  Podéis escribirnos a: mercuriados@gmail.com

Recordad que vuestras DUDAS, OPINIONES y SUGERENCIAS siempre cuentan y siempre serán BIENVENIDAS.

Una APRECIACIÓN FINAL: Si alguien os dice que las amalgamas dentales son seguras, preguntadle en base a qué argumentos CIENTÍFICOS lo dice (que, desde luego, no lo son que lleven poniéndose a la gente, de modo comercial, desde hace más de 170 años, o que también, con total falta de rigor científico, se diga que "únicamente producen, en contadísimas ocasiones, reacciones de alergia o hipersensibilidad local, fácilmente reversibles...") o cuándo se demostró que eran seguras para ponerlas alegremente a los pacientes..., pues las cosas no son sí porque sí y no porque no.

Aquí comienza "el camino del camino", y ya sabemos que, si no hay camino, éste se hace al andar. Quien no lucha por su salud y dignidad como persona (eso sí, por cauces legales y pacíficos), ya ha perdido por ni siquiera haberlo intentado.

"El mundo es un lugar muy peligroso, no tanto por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan pasivamente a ver qué pasa" (Albert Einstein).

© MERCURIADOS 2014. Todos los derechos reservados

Conforme W3C XHTML 1.1 | CSS 2.1 | WAI "A" Diseño y desarrollo por Legendarya: Proyectos, aprendizaje, juegos y multimedia

Visitas:1656046. Área privada